lunes, 28 de mayo de 2018

Crónica de mi último parto (II)

Y así, entre contracciones, pelota, las noticias y las vistas desde mi ventana, iba pasando la mañana. Recuerdo que a veces me daba por llorar, no podia evitar sentir ese miedo al dolor, un dolor que ya conocía y que me aterraba al mismo tiempo que me apasionaba.

Que contradictoria me sentía, por un lado queria que pasara ya, por otro quería parar el tiempo, disfrutar de mis últimos momentos embarazada. Abrazarme a esa barriga que no volveria a tener más.

Ante el poco ritno que llevaban las contraciones la matrona me dijo si queria una ayudita, y me dejé hacer la maniobra de hamilton. Aunque he de decir que en el momento me metió la mano me dio una contracción que vi las estrellas, por lo que solo me despegó la bolsa por un lado, por el otro "no le deje".

Mi amiga entró y me dijo que me iba a llevar otra matrona, otra que ella conocía y que le encantaba, que promovia el parto natural. Entró y se presento, Lirios, al igual que la otra era joven y muy mona. Me estuvo explicando procesos del parto de como avanzaba, ya estaba de unos 5 cm y la cosa seguia con calma.

Sobre las 10 me aconsejó que entrase en la ducha y dejase correr el agua caliente en mis riñones. La verdad que ya picaban bastante y eso me ayudaria a llevar mejor las contracciones y a dilatar. Asi estuve como media hora...hasta que me empecé a sentir incómoda por una sensación como de ir al baño.

La matrona me hizo un tacto estando en la ducha y me dijo que estaba de 6 cm largos casi 7 y que me iba a escuchar en la siguiente contracción, a ver si por los sonidos que hacia interpretaba que tenia ganas de empujar.( Me pareció que tenia un nivel de conocimiento brutal).

Las contracciones ya eran insoportables, y mis quejidos se hacían cada vez más grandes. Asi que decidieron bajarme a paritorio.

No sé como me subieron a la camilla, pero una vez arriba solo podia ir de lado y cogida a los hierros de la cama. Recuerdo como pasaba por el pasillo, como me entraron al ascensor y como justo antes de entrar me sacaron la pulsera que siempre llevaba de la virgen del Pilar, y se la puso mi marido.

El anestesista preguntó y alguien le dijo, no, no quiere epidural.

Y llegué a ese quirófano de partos, con la camilla totalmente recostada y una especie de cuna con luces a un lado.

Yo me puse de pie y lo iba llevando..las contracciones no eran demasiado seguidas pero cuando venian veia las estrellas y más allá. De hecho cuando me daban decia "no puedo, no puedo" y mi amiga me decia " claro que puedes, pudiste con Lia".

Pero mi cabeza estaba en otro lado. El miedo me habia absorbido y el dolor me abrazaba coml nunca. Estaba asustada y paralizada. La matrona me hizo otro tacto, eran sobre las 12 y estaba de 6 cm largos casi 7. Habia pasado una hora y media y seguia dilatada de los mismos cm. Ahí me vine abajo.

Lirios tuvo que subir a planta a hablar con una paciente..y entonces me dio una contracción que me dejó bloqueada. Se me paralizó el cuerpo de cintura para abajo, el dolor era inexplicable y lo sentia distinto a mi anterior parto o al menos así no lo recordaba. Y entonces me derrumbé y supliqué por la epidural. Sabia que era el limite para ponermela y que no queria sufrir más, aunque al mismo tiempo sabia que me iba a arrepentir. Que sentimientos tan contradictorios.

Mi amiga cambió la cara "seguro?"..y pensé que ya sabia lo que era parir sin epidural y que si llevana hora y media sin dilatar nada..no podía estar asi mucho tiempo más...

La matrona se sorprendió cuando volvió. Después de hablar sobre el parto natural , sobre lo bueno que era, de decirle que no queria nada..tanto a ella como al gine..como a todo el mundo...ahí estaba el anestesista, que aunque le habian dicho que no..tuvo que entrar.

La matrona me abrazaba para sujetarme y en ese momento me sentí culpable..hubiese dicho que no de nuevo..pero ya tenia el cateter puesto y la idea de no sufrir me calmaba. Y terminó el dolor. Me pusieron oxitocina, estaba de 8, pero me dijo que con los dedos me podia pasar a 10, asi que avisaron a mi gine.

Y mientras hablaban de sus cosas, me subian las piernas al potro y demás, me sentia tranquila pero no en paz...sabia que no era el parto que quería, que me estaba fallando a mi misma, que no iba a sentir todo lo que sentí con mi hija.

El gine entró, me dio tranquilidad, me exploró, habló con la matrona y dijo..este niño va a salir en 3 minutos.

Creo que ni llegó a eso. Sin ton ni son, sin darme oportunidad cogió la ventosa (el kiwi). Sólo puje una sola vez sin ventosa, y ya dedujo que no sabía empujar..así, con ventosa, en no más de 4 pujos nació mi hijo.

"Cogelo, cogelo" me decian, y estiré los brazos como pude, ya que la epidural me tenia completamente drogada e ida. Y me puse a mi hijo en el pecho. Como lloraba, sus hermanos gruñieron pero no lloraban así. Era un llanto vivo, escandaloso. Nada más verlo supe que tenia menos pelo que sus hermanos al nacer.

Se lo llevaron a la especie de cuna para hacerle varias pruebas, pesarlo e inyectarle la vitamina k. Lo miraba y lo miraba y solo podia pensar " que bonito", tan pequeño, tan perfecto.

Y así transcurrió mi último parto, el que queria que fuese natural. Con Hamilton, rotura de bolsa por la matrona (ya en la camilla, tras la epidural), oxitocina sintética, epidural y por si fuera poco también instrumental.

Me costó dias asumirlo. Lloraba sin motivo al ver a mi hijo. Ya en la habitación descubrí un enorme bulto en la cabeza provocado por el kiwi y me entristecia más. En los videos que grabó mi amiga y mi marido me veo completamente drogada por la epidural, no me reconozco ni me gusta verme, pero al final he aprendido a aceptar que soy debil e insegura como cualquier ser humano y que me equivoqué tomando las decisiones que tomé, pero que tengo que ser feliz con lo que tengo y superarlo.

Mi bebe precioso esta sano, el bulto desapareció al dia siguiente y siento que por fin mi familia esta completa, no puedo pedir nada más.

Al final, como una vez me dijo mi tia, la clave para ser feliz es tan sencilla como darle a una tecla del ordenador; aceptar, aceptar, aceptar.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Crónica de mi último parto

No me decidia a escribir esta entrada. Y es que relatar mi último parto, (por que es el último que he tenido y que tendré), me genera una sensación agridulce. Por un lado la alegria de abrazar por fin a mi hijo, de culminar un embarazo deseadisimo, que costó tanto en llegar, y por otro lado, la rabia de que las cosas no salieran como habia imaginado.

No sé por donde empezar. Quizá por la noche del 14 de marzo. El dia 13 fue el cumpleaños de mi hijo mayor, y el dia que vino mi marido de Bcn, para quedarse 3 semanas. Esa noche, en la madrugada del 13 al 14, empecé a notar contracciones.

Aunque eran leves, las sentia bastante seguidas, lo que me hizo descargarme una app para el movil que contaba las contracciones y su duración. En la tercera o cuarta contracción la app ya me decia que me fuese al hospital ..XD..y aunque sabia q era pronto para eso, sentia que la cosa iria a más.

Estuve más de dos horas con las contracciones, cada 3, 5, y 7 minutos, me levantaba de la cama, me acostaba, dudaba si darme una ducha o llamar a mi madre, ambas cosas me daban pereza ya que eran las 2 de la madrugada...pero mi marido insistia en que intentase dormir y descansase.. Pensé que no podria, pero tras dar varias vueltas, me dormí.

Me desperté por la mañana sin rastro de contracciones. No me lo podia creer...se habia parado, cuando estaba convencida de que habia llegado el dia.

Ese dia tenia monitores. Y tras reflejarse alguna contracción, la gine me dijo que estaba dilatada de 2cm y el cervix se estaba centrando. Yo ya me conocia eso de estar de 2 cm, y sabia que no significa mucho..y menos aun para una multipara.

La gine me dijo q estaba favorable para la inducción, si asi lo queria, pero q no me lo recomendaba, porque los terceros suelen tardar en bajar..q era mejor q el parto fuese cuando el bebé estuviese preparado. Yo de todas formas, no queria inducirlo ni nada parecido.

Asi que esperé, llegué a casa más fresca que una lechuga. Y esa noche ni contracciones ni nada.

Y asi estuve toda una semana, hasta que la siguiente madrugada de martes a miercoles, volvieron las contracciones que "picaban". Y esta vez, no sé si por la continuidad o por la intensidad, supe que si, habia llegado el dia. Desde las 4 que comenzaron hasta las 5 me quedé en la cama aguantando..me levanté al baño y me volvía a acostar, hasta que las noté tan seguidas que decidí que teniamos que marcharnos ya ( ilusa de mi)

Avisé a mi marido, que dormia con mi hijo que tenia varicela ( eso es para contar en otra entrada a parte), y llame a mis padres sobre las 5 de la mañana.

A las 6 llegamos al hospital y como suele pasar las contracciones habian perdido intensidad. Una amiga, que trabaja en la clinica que di a luz, estaba alli trabajando de noche. La saludé y me acompañó a una salita, alli me exploro la matrona, que me dijo que seguia de 2cm y verde todavia ( noooo). Me dijo que me ingresaba solo porque pertenecia a otro gine y asi él me daria un vistazo por la mañana. Que bajón.

Pasé a la habitación y me acomodé con la pelota, movía con ella las caderas, hacia delante y hacia atrás, tal y como había aprendido en las clases de preparación, a ver si la cosa se animaba.

A las 8 pasó la matrona del equipo de mi gine, Cristina, y me exploró..estaba de 3cm, la cosa parecia que iba para largo..y eso que habia sacado a mis padres de la cama a las 5 de la mañana. Me agobiaba pensar que todo fuese lento, pero las contracciones eran llevaderas y me daban tiempo a descansar entre ellas. Miraba el monitor y la intensidad no subia de 40 o 50..recuerdo con Lia que ni se registraban en la máquina. Que distinto tener la oxitocina a no tenerla...

CONTINUARÁ..


miércoles, 28 de marzo de 2018

Mi arco iris tras el huracan

Ya esta aqui Lucas. Nació hace una semana, el 21/03/2018 a las 13:10 horas.

Qué puedo decir? Que soy muy feliz, que Lucas es muy bueno, comer y dormir y que en nuestra casa se respira aires de bebe y niños que me hacen sentir como nunca.

No todo es color rosa, el parto fue extraño. No como esperaba o habia soñado, pero eso lo contaré en otro post, con más detalle.

Solo han pasado 7 dias y ya echo de menos la barriga. Y es que estar embarazada es lo mejor del mundo. Ya me proclamé hace un tiempo adicta al embarazo y sigo pensando lo mismo. Que nostalgia pensar que no habrá ningún embarazo más.

Lucas, mi bebe de primavera, mi niño pequeñito, mi arco iris tras el huracan.


miércoles, 14 de febrero de 2018

Un año

Una año hace de mi última entrada en quirófano. Era mi tercer legrado, y la forma más penosa de vivir San Valentín.

Han pasado 12 meses, y estoy embarazada de 8. Recuerdo que hace un año me preguntaba como estaría el 14 de febrero de 2018...habría logrado tener otro bebé? Estaría embarazada? Sufriría otra pérdida? O simplemente seguiría buscando?.

Pues afortunadamente estoy a las puertas de tener ese tercer bebé, y aunque el miedo planea por mi cabeza a veces, me siento fuerte y segura para afrontar su llegada. Ese huracán de hormonas, vivencias y sentimientos. Preparada para recibir este tesoro que tanto me ha costado encontrar.

Un año hace desde la última caida hacia la oscuridad. Hoy todo es luz, logré dejar ese sentimiento atrás. Gracias Lucas, gracias.

martes, 6 de febrero de 2018

Recta final

Hacia un lustro que no escribia. Lo sé. Pero entre trabajo, más trabajo, niños, más trabajo, y demàs...poco tiempo y ganas tenia para pasarme a contar.

Resumiendo muy mucho las navidades fueron algo desastrosas. Marido fuera, niños con gripe y trabajando cual posesa. Estuve atendiendo a los clientes afónica.

Aún asi, no sé como sobreviví a esas fechas pero el cansancio era ya inaguantable. No podia sentarme en la silla, la espalda me dolia horrores. Y la ciatica empezaba a asomar y fastidiar, como en los demàs embarazos. Necesitaba la baja.

Intenté cuadrarlo de la mejor forma para que mi ausencia laboral no "fastidiara" mucho a los de la ofi, pero eso es dificil de lograr. Y al fin, el 30 de enero tuve cita con mi medico de cabecera que me dio la baja, tras contarle lo mal que estaba de la ciatica, y de los " dolores de culo" en general.

Y ahora soy otra. Los dolores siguen, los niños y la casa dan mucha faena, pero soy plenamente feliz en mi nueva funcion de madre a tiempo completo. Estoy disfrutando de mi tripa, de mis siestas, de mis momentos de sofa. Lucas baila en mi barriga y me encanta como lo hace. Se ha dado la vuelta varias veces, y me han aparecido bultos por partes de la tripa que me hacen pensar qué parte de su cuerpo será. Hay veces que hasta me ha dolido como se movia, eso si...no hay manera de verle la carita. La ultima vez que se dejó fue en la eco 20 y hasta hoy que estoy de 33 semanas nada de nada..y es que por lo visto el niño esta mirando hacia mi cuerpo, y con la cara pegada a la placente.

Asi que, a quien se parecerá será toda una sorpresa. Y es que este niño no ha dejado de sorprendernos. Desde que consiguió aguantar dias en mis trompas, paciente hasta que el ovulo salió, desde ese momento todo ha sido una sorpresa. La mejor de las sorpresas.

sábado, 11 de noviembre de 2017

20 Semanas

Hemos alcanzado el ecuador del embarazo. Y aunque me entren los miedos a veces, otras me siento super feliz. Como en una nube, flotando.

No pienso mucho en como voy a apañarmelas con 3, xq la verdad estoy convencida de que se me dará bien..ya os contaré en unos meses..jejeje

Esta semana me ha dado x cambiar cosas de la casa. Me cogí 2 dias en el trabajo y uno me fui a ikea, compramos una comoda para la ropa del bebé, un zapatero y un sofá relax, además de cosillas de decoración. Por que me ha dado sobre todo x cambiar la decoración de mi habitación y el salón. Será un sintoma nuevo del embarazo o es que ya tenia la casa algo desfasada.

Tengo reservado el cochecito..aunq me costó dar ese paso, tenia que aprovechar que estaba en oferta y ya tengo mi bugaboo bee esperando..con silla gris y capota azul cielo. Si, azul, porque este bebé es un niño, un niño que se llama Lucas.



La eco 20 ha ido de maravilla, lo que me hace creermelo aun más. Ya siento las pataditas de Lucas, que para ser el tercero ha tardado más de lo deseado en hacerse notar. Pero es que este niño es así, va a su aire, no sigue prototipos ni normas establecidas, llegó el mes que daba x perdido para demostrarme que si puedes soñar algo, puedes conseguirlo, aunque tengas el viento en contra y la lluvia resbalando por tu cara.

Y poco más que añadir, que estoy mucho más tranquila y relajada, disfrutando por fin de esta maravillosa etapa, y sobre todo, llena de esperanza.

domingo, 15 de octubre de 2017

Los fantasmas me vuelven a visitar

Hoy es un dia alegre. Cumplo 35. Lo hemos celebrado en familia y nos hemos divertivo.

He recibido el primer regalo para mi tercer bebé, una mantita y un peluche de conejito.

He decidido ser fuerte y valiente y no ir a casa de mi madre cuando mi marido se va.

Hoy es un dia de cambios, de superación personal. Y sin embargo, ahora que el dia casi ha terminado, regresaron los fantasmas del pasado. Los miedos a un nuevo aborto, a que algo salga mal.

He ido con pies de plomo durante semanas, muchas para algunos y pocas para mi a veces. Mi cabeza celebra este estado de esperanza y al segundo piensa, no, no lo disfrutes, se puede terminar.

Hoy cumplo 35 primaveras y 17 semanas y sin embargo no consigo disfrutar del todo, supongo que no podré hacerlo jamás.

No te vayas bebé, quédate conmigo, quédate, no sabes cuanto deseo alejar esas sombras y poder ver con claridad. Si has llegado hasta aquí es porque lo vas a lograr. No me puedes abandonar.