miércoles, 14 de febrero de 2018

Un año

Una año hace de mi última entrada en quirófano. Era mi tercer legrado, y la forma más penosa de vivir San Valentín.

Han pasado 12 meses, y estoy embarazada de 8. Recuerdo que hace un año me preguntaba como estaría el 14 de febrero de 2018...habría logrado tener otro bebé? Estaría embarazada? Sufriría otra pérdida? O simplemente seguiría buscando?.

Pues afortunadamente estoy a las puertas de tener ese tercer bebé, y aunque el miedo planea por mi cabeza a veces, me siento fuerte y segura para afrontar su llegada. Ese huracán de hormonas, vivencias y sentimientos. Preparada para recibir este tesoro que tanto me ha costado encontrar.

Un año hace desde la última caida hacia la oscuridad. Hoy todo es luz, logré dejar ese sentimiento atrás. Gracias Lucas, gracias.

martes, 6 de febrero de 2018

Recta final

Hacia un lustro que no escribia. Lo sé. Pero entre trabajo, más trabajo, niños, más trabajo, y demàs...poco tiempo y ganas tenia para pasarme a contar.

Resumiendo muy mucho las navidades fueron algo desastrosas. Marido fuera, niños con gripe y trabajando cual posesa. Estuve atendiendo a los clientes afónica.

Aún asi, no sé como sobreviví a esas fechas pero el cansancio era ya inaguantable. No podia sentarme en la silla, la espalda me dolia horrores. Y la ciatica empezaba a asomar y fastidiar, como en los demàs embarazos. Necesitaba la baja.

Intenté cuadrarlo de la mejor forma para que mi ausencia laboral no "fastidiara" mucho a los de la ofi, pero eso es dificil de lograr. Y al fin, el 30 de enero tuve cita con mi medico de cabecera que me dio la baja, tras contarle lo mal que estaba de la ciatica, y de los " dolores de culo" en general.

Y ahora soy otra. Los dolores siguen, los niños y la casa dan mucha faena, pero soy plenamente feliz en mi nueva funcion de madre a tiempo completo. Estoy disfrutando de mi tripa, de mis siestas, de mis momentos de sofa. Lucas baila en mi barriga y me encanta como lo hace. Se ha dado la vuelta varias veces, y me han aparecido bultos por partes de la tripa que me hacen pensar qué parte de su cuerpo será. Hay veces que hasta me ha dolido como se movia, eso si...no hay manera de verle la carita. La ultima vez que se dejó fue en la eco 20 y hasta hoy que estoy de 33 semanas nada de nada..y es que por lo visto el niño esta mirando hacia mi cuerpo, y con la cara pegada a la placente.

Asi que, a quien se parecerá será toda una sorpresa. Y es que este niño no ha dejado de sorprendernos. Desde que consiguió aguantar dias en mis trompas, paciente hasta que el ovulo salió, desde ese momento todo ha sido una sorpresa. La mejor de las sorpresas.

sábado, 11 de noviembre de 2017

20 Semanas

Hemos alcanzado el ecuador del embarazo. Y aunque me entren los miedos a veces, otras me siento super feliz. Como en una nube, flotando.

No pienso mucho en como voy a apañarmelas con 3, xq la verdad estoy convencida de que se me dará bien..ya os contaré en unos meses..jejeje

Esta semana me ha dado x cambiar cosas de la casa. Me cogí 2 dias en el trabajo y uno me fui a ikea, compramos una comoda para la ropa del bebé, un zapatero y un sofá relax, además de cosillas de decoración. Por que me ha dado sobre todo x cambiar la decoración de mi habitación y el salón. Será un sintoma nuevo del embarazo o es que ya tenia la casa algo desfasada.

Tengo reservado el cochecito..aunq me costó dar ese paso, tenia que aprovechar que estaba en oferta y ya tengo mi bugaboo bee esperando..con silla gris y capota azul cielo. Si, azul, porque este bebé es un niño, un niño que se llama Lucas.



La eco 20 ha ido de maravilla, lo que me hace creermelo aun más. Ya siento las pataditas de Lucas, que para ser el tercero ha tardado más de lo deseado en hacerse notar. Pero es que este niño es así, va a su aire, no sigue prototipos ni normas establecidas, llegó el mes que daba x perdido para demostrarme que si puedes soñar algo, puedes conseguirlo, aunque tengas el viento en contra y la lluvia resbalando por tu cara.

Y poco más que añadir, que estoy mucho más tranquila y relajada, disfrutando por fin de esta maravillosa etapa, y sobre todo, llena de esperanza.

domingo, 15 de octubre de 2017

Los fantasmas me vuelven a visitar

Hoy es un dia alegre. Cumplo 35. Lo hemos celebrado en familia y nos hemos divertivo.

He recibido el primer regalo para mi tercer bebé, una mantita y un peluche de conejito.

He decidido ser fuerte y valiente y no ir a casa de mi madre cuando mi marido se va.

Hoy es un dia de cambios, de superación personal. Y sin embargo, ahora que el dia casi ha terminado, regresaron los fantasmas del pasado. Los miedos a un nuevo aborto, a que algo salga mal.

He ido con pies de plomo durante semanas, muchas para algunos y pocas para mi a veces. Mi cabeza celebra este estado de esperanza y al segundo piensa, no, no lo disfrutes, se puede terminar.

Hoy cumplo 35 primaveras y 17 semanas y sin embargo no consigo disfrutar del todo, supongo que no podré hacerlo jamás.

No te vayas bebé, quédate conmigo, quédate, no sabes cuanto deseo alejar esas sombras y poder ver con claridad. Si has llegado hasta aquí es porque lo vas a lograr. No me puedes abandonar.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Volvió la fertilidad

Así, sin más. Igual que un dia salió por la ventana, otro día cualquiera entró por mi puerta.

Y aunque suene a tópico diré que llegó cuando menos lo esperaba. No porque ese mes estuviera relajada, y sin pensar en el tema, para nada, estaba tanto o más obsesionada que el mes anterior, solo que este ya lo daba por perdido.¿Por qué? Pues porque mi marido se fue martes y la ovulación se produjo el viernes o el sábado. Sólo un milagro podía salvar ese ciclo, y el milagro llegó en forma de positivo.



Lo mejor de la vida es que nunca deja de sorprendernos, y si lo único constante es el cambio, los dolores del pasado no tienen porque volver a repetirse.

El domingo cumplí 12 semanas, el mismo mes que debería haber dado a luz a mi último bebe estrella, las probabilidades de que el aborto se volviera a repetir se reducían considerablemente.

El lunes tuve eco, le vi, perfecto, hacia tiempo que no sentía esa magia, esa angustia, esa ilusión de nuevo. Y aunque todo era para mi conocido, lo viví como si fuese nuevo.

Volvió la fertilidad, volvió la felicidad.

Ya es una realidad la espera del tercero.

sábado, 17 de junio de 2017

Cura de humildad

Si de algo me ha servido este peregrinaje por la búsqueda de mi tercer hijo, es para poner los pies en el suelo. Antes no era consciente de lo afortunada que era.

Quedarme embarazada 4 veces a la primera. Aún lo pienso y me ahogo solo al recordarlo.

Quien me iba a decir que la cosa cambiaría tanto.

Y ahora, en este punto, en el de buscar sin encontrar, en el de encontrar y perder dos veces seguidas,me arrepiento hasta el infinito de muchas decisiones tomadas, sobre todo la de posponer la búsqueda hasta encontrar el "mes ideal" para nacer. Me siento estúpida solo de pensarlo.

Me arrepiento infinito de esta entrada, casi que la odio...como pude llorar por pensar que estaba embarazada?? Cómo pude ser tan idiota?? Cómo habría cambiado mi vida si ese test hubiese sido positivo? No os imagináis las veces que lo he pensado.

Pido perdón por los comentarios que hayan podido dañar a las personas que llevan mucho tiempo buscando,  las que se ofendieron alguna vez con mis comentarios. De verdad que lo siento, no era consciente de esa suerte mía, hasta que la suerte se ha marchado de mi lado.

Una cura de humildad a gran escala, eso es lo que he ganado. Ahora voy caminando con los pies anclados a la tierra, ya no consigo ir flotando.

No podría describir como me siento, no hay palabras que puedan contaros que pasa x mi cabeza y x mi corazón, es demasiado complicado.


martes, 23 de mayo de 2017

Historia de una histeroscopia

Sucedió todo precipitadamente. Tras mi tercer legrado llegó la regla a los 27 días, todo un récord en mi. Y 17 días después, cuando normalmente suelo ovular, empecé a sangrar.

Me asusté mucho, porque al día siguiente el sangrado iba a más, y dos días después ya era como una regla o más. Me pilló sábado, en el piso sola, con los niños y sin mi marido...no sabía si ir al hospital si esperarme, si hacer como si nada o si ponerme a chillar.

Tenía pánico de que algo malo le pasara a mi útero, así que llamé a mi suegra que accedió a quedarse con los niños, para yo poder ir al hospital.

Enseguida, en la ecografía me dijeron que tenía un pólipo, que me lo tendrían que quitar x histeroscopia. Me apuntaron en una lista de espera y para casa. Yo fui el lunes siguiente al gine del privado y me dijo que podía ser un pólipo o un coágulo.

Me indicó que la histeroscopia era la mejor opción, para descartar cualquier anomalía tras los legrados y para extirpar el pólipo, si es que lo había.

Eso suponía tomar anticonceptivos durante un mes, x lo que se me escapaba una oportunidad. Me sentía en rabia, enfadada, cansada de este mundo, de este camino lleno de obstáculos hasta la trimaternidad.

Pasaron los días, más bien lentos, el sangrado cesó a los 6-7 días, nos fuimos de viaje a Londres a visitar a mi hermano. Desconecté, desconectamos, lo pasamos genial.

Y hoy por fin era la fecha, hoy ha sido la histeroscopia.

He llegado a las 8 y he esperado en la sala de espera de quirófanos. Mi marido me ha acompañado.

Cuando han dicho mi nombre la enfermera me ha acompañado por un pasillo acristalado que daba a un jardín de piedras, me ha pasado al vestuario de mujeres y me ha dejado la bata, gorro y patucos para que me cambiara. Estaba nerviosa pero con ganas de que por fin pasara.

Y he entrado a quirófano andando, acompañada x la enfermera, me ha indicado que me subiera a la camilla y me ha colocado las piernas en el potro, abrochadas con velcro. Otro enfermero me ha colocado la vía, y yo cerraba las piernas cuanto podía y me bajaba la bata, aún sabiendo que en unos minutos iba a estar completamente espatarrada.

Ha entrado el gine, me ha dado confianza ver que era él el que lo haría, ya que es uno de los dos que me suele atender, el más simpático. Bien!

- cómo estás?
- ummm.. bienn
- bueno esto no es nada, va a ser rápido, vemos si existe o no el pólipo y si está lo quitamos.
-vale, y si hay adherencias se verán?
- adherencias?  Xq iban a haber adherencias sino se han visto en ecografía? No tienes que leer tanto...

La verdad, me ha hecho gracia. Creo que estoy sobre informada.

Ha entrado el anestesista, con la jeringuilla de la sedación, me ha dicho que me empezaría a marear. En ese momento la enfermera que me había acompañado no estaba y era la única mujer en la habitación, con tres hombres a mi alrededor. El anestesista a mi lado y el enfermero abrochando le la bata al gine. He estado mirando la lámpara y pensando en mis hijos y....

....y no recuerdo haberme dormido, que rabia!, Me he despertado cuando me sacaban de quirófano y tenía la sensación de haber estado escuchando todas sus conversaciones..pero sin enterarme de nada, que sensación más extraña.

Al poco de estar en el despertar ha venido el gine, pero yo aún estaba muy mareada, aún así he escuchado como me decía:

- está todo bien, no había pólipo, ni adherencias, ni nada, todo está perfecto.

Y se ha ido...y me he quedado en la gloria, aún con la droga adormilando mis sentidos. En el fondo lo sabía, algo dentro de mí me decía que todo estaría ok, que mi útero estaba bien.

Me han incorporado más tarde, y como estaba justo enfrente de la puerta de quirófano he visto como intervenían a una chica, como tenía las piernas abiertas..pero ella no estaba dormida, al menos no en ese momento, tenía los brazos levantados apoyados en la cabeza, veía un enorme tatuaje en su brazo derecho.

La anterior había sido yo, había estado en esa misma postura. Me daba algo de pudor, la verdad, pero ya había pasado todo.
Me han levantado poco después y he vuelto al vestuario donde he recogido mis cosas de la taquilla y me he vestido.

Fuera estaba mi marido.

- me ha dicho el gine que estás muy bien, el útero está bien, y que ibas con la lección aprendida

Jejeje.. quizá demasiado aprendida, hay veces que es mejor no saber tanto.

Y nos hemos ido, hemos desayunado y hemos disfrutado de esta mañana juntos. Hasta nos ha dado tiempo a dar una vuelta y hemos comprado unos cuadros para casa.

Las indicaciones son terminar la cajita de anticonceptivos, 7 días sin relaciones ni baños de inmersión, y a los 15 días volver para ver los resultados de la biopsia que le van a hacer a una muestra de endometrio que me han cogido.

A una semana de reanudar la búsqueda, me siento feliz, tranquila, preparada para volver a la carga y conseguir el positivo.